martes, 7 de febrero de 2012

Huertos urbanos
Cada vez más personas se están animando a llevarse el huerto a casa. Los huertos urbanos son una pequeña contribución para mejorar el entorno y una fuente de alimentos ecológicos
Crear un pequeño huerto urbano en casa ya sea en un balcón, en una terraza, en un patio o en un jardín, puede ser una actividad muy satisfactoria y enriquecedora.      
Tener un huerto urbano en casa es un paso más que podemos dar para conseguir llevar una vida mas sostenible.
En el huerto urbano vamos a vivir experiencias muy interesantes que nos van a permitir contactar con la Naturaleza y si tenemos niños el huerto será un espacio de aprendizaje ambiental para ellos.

Vamos a redescubrir el sabor de los alimentos recién cosechados. Esto nos va a convertir en consumidores más concienciados y exigentes en cuestiones como la seguridad y la soberanía alimentaria, valorizando la figura del agricultor tradicional y ecológico.
Si tienes una terraza o azotea, el huerto va a actuar como cubierta verde, disminuyendo la temperatura de tu casa y permitiendo un ahorro en climatización.

Hay tres formas de cultivo en tu terraza, balcón o jardín.

Jardín vertical

Sistema modular e innovador de recipientes que permite el cultivo de plantas ornamentales, aromáticas, hortícolas y fresas en una estructura vertical.
Como el sistema es modular lo puedes adaptar a tu espacio.

Mesa de cultivo

La mesa de cultivo es uno de los sistemas más prácticos, cómodos e interesantes para crear un pequeño huerto urbano en nuestro balcón, terraza o patio. Se trata de un producto muy bien diseñado que nos permite cultivar prácticamente cualquier tipo de hortaliza.
Podemos elegir las medidas más adecuadas a nuestro espacio y dispone de una serie de accesorios que nos van a facilitar mucho las tareas de cultivo.

Hidrojardineras.
Son maceteros que contienen una rejilla de separación y una tela o mechas conductoras, que se sumergen en el depósito de agua. La principal ventaja de las hidrojardineras reside en que no es necesario regar las plantas con tanta frecuencia, ya que el tejido se empapa y el agua sube al sustrato por capilaridad. Su empleo resulta útil, en especial, para quienes no se ocupan con regularidad de las plantas

No hay comentarios:

Publicar un comentario